Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.
Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.
—Nicolás Maquiavelo—

El mes de diciembre es con seguridad el más esperado por la población; los niños esperan al niño Dios y otras personas aprovechan para reconciliaciones, viajes, reencuentros y para ese compartir al que año tras año convoca la navidad.

Pereira se caracteriza por dos cosas en esta época; la primera, la acogida de ciudadanos que han salido de la ciudad y regresan a compartir con sus familias; y la segunda, un bonito alumbrado que acostumbra empacar envidia en las maletas de los visitantes, luego sus costos hacen parte de otro debate.

Sin embargo, para el año 2021 los ciudadanos se bañaron en tristeza luego de hacer su tradicional salida en la noche de velitas y encontrar unas luces precarias y atípicas. Las redes sociales no se hicieron esperar y fueron inundadas de fotos, pues muchos tenían grandes expectativas ya que en el SECOP II se publicó el contrato entre el municipio y DISLUMBRAS S.A.S, cuyo objeto era la instalación y desinstalación de las luces de navidad.

Cabe mencionar que el contrato se hizo por un valor de $3.133 millones de pesos (IVA incluido), monto superior al de los años anteriores, pues recordemos los valores de las últimas seis navidades:

  • 2015: 1.200 millones de pesos (Alcalde: Enrique Vásquez)
  • 2016:1.400 millones de pesos (Alcalde: Juan Pablo Gallo)
  • 2017: 1.457 millones de pesos (Alcalde Juan Pablo Gallo)
  • 2018: 1.817 millones de pesos (Alcalde Juan Pablo Gallo)
  • 2019: 2.288 millones de pesos (Alcalde Carlos Andrés Hernández Zuluaga)
  • 2020: 3.000 millones de pesos (Alcalde Carlos Maya)
  • 2021: 3.133 millones de pesos (Alcalde Carlos Maya)
    (Nótese que en el 2019 Juan Pablo Gallo fue suspendido por la procuraduría y por eso su nombre no figura en ese periodo)

El aumento entre el 2021 y el 2015 fue del 260%, cifra muy superior a la suma de la inflación de los últimos años. Eso sería entendible pero no justificable si la calidad de las luces y el aspecto de la ciudad lo reflejara, pero unas calles lúgubres indicaron lo contrario.

Por fortuna, la alegría y creatividad de los pereiranos ayudaron a pasar ese trago amargo, pues el alumbrado privado en muchas zonas de la ciudad fue sobresaliente y superior al ordenado por el municipio de Pereira, luego queda el sinsabor porque una vez más fue evidente la mala utilización de los recursos recaudados con los impuestos de los colombianos.

¿Y qué dice el Alcalde Carlos Maya?

El diez de diciembre de 2021, el alcalde Carlos Maya manifestó en rueda de prensa que a la fecha se había avanzado con el alumbrado público, pero que se habían tenido algunas dificultades. Reconoció que algunos ciudadanos tenían razón por las inconformidades presentadas.

Para ese día, dos después de la tradicional noche de velitas, se había ejecutado solo parte del contrato. Dentro de las dificultades mencionó al Parque la Libertad, la Plaza de Bolívar, el Parque Álamos-Canán, las Carreras Séptima y Octava y un gran tramo de la Avenida Circunvalar. También hizo referencia a zonas de Cuba como el Parque Guadalupe Zapata, que no serían decoradas por estar en construcción y a pesar de estar incluidas en el contrato, con una decoración que con seguridad se llevaba millones del total.

Agregó que el alumbrado tiene una mejor tecnología que el del año anterior y argumentó que esa era una de las razones por las que este año la inversión en luces navideñas había sido superior. También hizo mención a los costos de inflación y al aumento en el número de luces para varias zonas de la ciudad, reforzando su justificación para el gasto de $3.133 millones de peso.

Le contó a la ciudad que la fecha de ejecución del contrato inicialmente estaba pactada para el primero de diciembre, pero producto de la ola invernal, se presentaron retrasos y se decidió ampliar el encendido del alumbrado para el siete del mismo mes. Agregó que el contratista manifestó retrasos de manera verbal y detalló que en lugares como el Parque de la libertad se había ejecutado el 89% del contrato, en la Plaza de Bolívar el 94% y que en el sector de Canán faltaba un árbol luminoso, diciendo entre líneas que las cosas no estaban tan mal.

El alcalde de los pereiranos dijo que el lunes 13 de diciembre se impondría una sanción al contratista por los incumplimientos contractuales identificados hasta ese momento. Dándole al beneficiario a través de esa amenaza, todo un fin de semana para que cumpliera con lo que más pudiera. Concluyó su discurso con una reflexión frente a la institucionalidad y a la necesidad de construir unas bases más fuertes, las mismas que no tengan temor a reconocer sus errores ni a ser censurados.

Aquí es preciso recordar que el señor Maya ha sido cuestionado desde el día uno de su elección; primero, por la utilización de la APP Kontacto para referir votantes, software que parece seguir vigente ahora en el Departamento del Quindío, pero para favorecer al hoy candidato al Senado y exalcalde suspendido Juan Pablo Gallo Maya; después, por convocar a frentes de seguridad privada durante el paro nacional; hace pocas semanas, por presuntamente autorizar la baja de prófugos de la justicia y ahora, por el alumbrado navideño.

El alcalde también agregó que así como a diez de diciembre las luces no estaban del todo instaladas, algunos puntos de la ciudad se encontraban al 100%; entre ellos: el Video mapping de la Plaza de Bolívar, el Parque Ciudad Victoria, el Parque de la Paz, el Parque el Lago, el Parque la Rebeca, El Viaducto César Gaviria Trujillo, La curia y el Cerro Canceles.

Queda claro que el señor alcalde todo lo resuelve con una rueda de prensa y termina siendo evidente el alcance de su poder, pues utiliza los micrófonos del municipio para justificar un alumbrado extemporáneo y presuntamente para autorizar la conformación de frentes de seguridad privada y de bajas a ciudadanos que conforman el poder constituyente. No le ha importado ser sujeto noticioso para medios nacionales y para algunos Senadores de la república.

¿Y el contrato?

El contrato fue firmado por Juan Carlos Restrepo Restrepo en calidad de Secretario de infraestructura del Municipio de Pereira y Carlos Alberto Cuellar Álvarez como representante legal de Dislumbra S.A.S.

La cláusula segunda menciona los alcances del contrato, básicamente hace referencia a los puntos de la ciudad a decorar, los tipos de decoración y los materiales a utilizar por sitio. Es curioso que el alcalde en el minuto 12 de la rueda de prensa (al final), se refirió a que el Parque Guadalupe Zapata no se decoraría, sin embargo, en el contrato se incluyó con la siguiente descripción:

PARQUE GUADALUPE ZAPATA

Montaje de iluminación navideña temporal que contempla la instalación de elementos lumínicos que para este caso consisten en:

ARBOL DE NAVIDAD DE 15 MTS DE ALTURA POR 5 DE DIAMETRO

Se instalará un árbol de 15 mt de altura y 4,5 de diámetro en la base, en estructura metálica de alta resistencia, que garantice su estabilidad, con estrella volumétrica de 4 puntas de 2 metros de alto por 2 metros de ancho con 0.6 mt de profundidad, decorada con instalaciones miniled color blanco cálido.

La estructura del árbol será decorado cubriendo todo su entorno extensiones de Mini led color Verde/Rojo/Blanco cálido / frio, separadas cada 20 cm en la base. Se requiere que todos los materiales sean de alta resistencia a la intemperie que garantice su buen funcionamiento por el término que dure la temporada de servicio. 50 strobers distribuidos asimétricamente alrededor del árbol.

LABERINTO LUMINOSO

Laberinto formado por páneles de 2,5 mt de ancho por 2,5 mt de alto, distribuidos de tal manera que formen entre ellos un área de 378 m2. Los paneles están elaborados con marcos en estructura metálica y lámina en Policarbonato cristal con grabados alusivos al concepto navideño y recubrimiento con película tornasol de color. Al interior se instala la Iluminación RGB al contorno del panel. La secuencia de los paneles se instalan conforme al área a intervenir de la plazoleta del parque.

Toda la decoración deberá estar instalada técnicamente con los materiales de sujeción apropiarlos que garanticen su perfecta adhesión no solo para garantizar la efectividad del servicio sino evitar cualquier riesgo de accidente.

Los materiales para este servicio deberán ser de alta calidad para que garanticen el encendido durante la temporada para la cual es contratada la iluminación.”

Queda la incertidumbre de sí el contrato fue modificado y si lo fue, ¿por qué no disminuyó el valor contratado? Por otro lado, se detalla que el contrato ordena la reparación de forma inmediata por parte del contratista en caso de presentarse un imperfecto o alguna dificultad con el correcto funcionamiento de las luces. Por lo demás, es un contrato más como, de tediosa lectura y de prosa ambigua.

¿Y la forma de pago?

En el contrato se ordenó que el valor sería de tres mil ciento treinta y tres millones setecientos cuarenta y nueve mil quinientos setenta pesos (IVA incluido) y que se pagaría mediante actas parciales así: un pago inicial del 40% ($1,253.499.800) del valor del contrato al momento del acuerdo; otro pago del 50% ($1,566.874.750) del valor del contrato, una vez se pusiera en funcionamiento el alumbrado; y un pago final del 10% ($313,374.950) del valor del contrato, una vez se realice el desmonte del alumbrado.

Para hacer efectivo cada pago el contratista debe presentar registro fotográfico de lo pactado y los pagos a la seguridad social. De manera entonces que al 10 de diciembre que el alcalde realizó la rueda de prensa, Dislumbra S.A.S ya había recibido mínimo el 40% del contrato y posiblemente el segundo pago parcial sobre el 50%, pues para entonces ya se había puesto en funcionamiento el alumbrado, que estuviera de manera parcial, ya eso es otro debate.

¿Y las sanciones?

El 13 de diciembre se llevó a cabo la audiencia para imponer sanción por incumplimiento. Antes de hacer referencia a dicho encuentro, es preciso recordar que la clausula Décima Primera del contrato contempla las multas así:

“En caso de mora en el cumplimiento del plan y/o en caso de mora en el cumplimiento de las demás obligaciones a cargo del contratista, la entidad le impondrá una multa equivalente al 10% del valor total del contrato por cada semana de mora.”

En la audiencia, Luis Felix Barriga, abogado del contratista manifestó que es bien sabido, que durante la ejecución de los contratos se pueden presentar eventos o circunstancias imprevistas e imprevisibles que escapan a la injerencia o voluntad de las partes contratantes y que pueden tener efectos relevantes en la medida que pueden configurar un desequilibrio económico importante para una o más de ellas.

Argumentando que las situaciones imprevistas eran de orden meteorológico, por la temporada invernal de lluvias constantes; y de orden desabastecedor, que llevó a la generación de retrasos por parte de proveedores. Lo anterior, a pesar de haber sido notificado desde el 25 de octubre de la adjudicación del contrato.

El informe de supervisión expresó los incumplimientos del contratista al 7 de diciembre e igualmente expuso la situación a fecha de la audiencia, 13 de diciembre de la siguiente manera:

  1. Parque Canann: Falta arbol gigante y 50 strober.
  2. Cra. 7ma 8va; De todas las cortinas instaladas falta un snowfall y un strober.
  3. Avenida Circunvalar: De todas las cortinas de 12 mts falta un snowfall y tres strober.

La Doctora Luz Adriana Restrepo Ramírez, delegada del alcalde para Presidir la audiencia,  quien además la suspendió y convocó nuevamente para el día 14 con el fin de hacer un registro fotográfico que permitiera esclarecer la realidad de ejecución a la fecha por parte del contratista, solicitud que hizo Luis Felix Barriga.

Una vez recibidas las evidencias se volvió a suspender la audiencia, esta vez por 30 minutos para tomar la decisión sancionatoria y bajo Resolución Número 7467 de 14 de Diciembre de 2021, se decidió la aplicación de las cláusulas del contrato y del principio de proporcionalidad así:

7 de Diciembre: $16.582.012

8 de Diciembre: $15.301.651.

9 de Diciembre: $12.311.159.

10 de Diciembre: $8.348.740

11 de Diciembre: $7.879.142

12 de Diciembre: $7.879.142

13 de Diciembre: $3.420.264

Así las cosas, luego de presuntamente haber recibido el 90% del contrato (2,820.374.550), la empresa DISLUMBRAS S.A.S fue sancionada por $71.812.110 por haberle incumplido a los pereiranos con el contrato del alumbrado público para el año 2021.

Conclusión

Debo reconocer que cuando creí que nada me iba a sorprender de la administración del Cambio, llegó esta situación con un sabor amargo a decirme lo contrario. Pasados los primeros trece días sin alumbrado en la ciudad, quisiera concluir que el problema se solucionó con la ejecución extemporánea del contrato y la imposición de la multa, la misma que fue avisada al contratista y para la que él tuvo un fin de semana para cumplir.

Sin embargo, no es así. ¿Cuántos visitantes pasaron por nuestra ciudad en la primera quincena de diciembre con la ilusión de ver un alumbrado inmaculado? ¿Cuál es la sanción para el contratista por la mala presentación de la ciudad en los primeros días del mes, en los históricos 07 y 08 de diciembre? Dos interrogantes que nadie va a responder y que seguramente, con los días hemos de olvidar.

La pandemia llegó para cambiar muchas cosas, igual que este gobierno, quién razón tiene al decir que representa El Cambio, pues toda transformación para bien o para mal, constituye un cambio. Luego la pandemia también llegó para servir de excusa ante la inoperancia de algunos, se está volviendo costumbre que todos los indicadores por mejorar, sean justificados en el eterno COVID-19.

Con relación a los argumentos del contratista, me queda la incertidumbre por saber si sucedió lo mismo en otras ciudades, hasta donde he podido constatar, veo que Pereira fue de las pocas que no estaba lista para la noche de velitas. Lo anterior porque no sólo llueve en Pereira y el desabastecimiento, no es solo en nuestra ciudad, especialmente cuando el contrato fue adjudicado desde el mes de octubre.

Por último, quiero reforzar la reflexión alrededor del poder del alcalde. Estamos frente a una autoridad en la ciudad que se apoyó de una APP para hacerse elegir y no pasó nada; el mismo que en rueda de prensa autorizó la conformación de frentes de seguridad privada, para que luego de manera misteriosa sucediera el asesinato de Lucas Villa y no pasó nada, ni siquiera la aclaración del crimen; después, en otra rueda de prensa autorizó la baja de prófugos de la justicia y tampoco pasó nada; por último, se le fueron las luces de la ciudad durante por lo menos el 42% del mes de diciembre y sabemos que nada pasará.

Perdón, a veces estas líneas se escriben solas y me da pereza borrar; me corrijo, en todos los casos anteriores si pasó algo, fue noticia en medios como El Espectador, La W, Blu Radio, Caracol Noticias; en el de la APP se libró en fallo de segunda instancia, pero a él y a su investidura, en derecho, no le pasó nada, a pesar la cloaca que armó.

Ese poder del alcalde es un Gallo, ¡feliz navidad!

Fuentes:

Reservadas
(La reserva de las fuentes es una parte central de la libertad de información, y un derecho fundamental de quienes ejercen la profesión periodística, cuya libertad e independencia el Estado debe, de acuerdo con la Constitución Política, proteger especialmente.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.