Ante la Superintendencia de Industria y comercio han llegado documentos para solicitar la investigación e intervención de la propaganda política que está empleando el actual senador Alejandro Corrales quien aspira a reelegirse y está usando entre sus elementos de campaña la marca «Café de Colombia» en el emblemático pocillo que hace la Federación de cafeteros a través de una reconocida empresa Colombiana. Marca que además está no solo inscrita legalmente ante la SIC, sino que tiene un nivel de protección mayor según la entidad.

El líder cafetero y comunicador de nuestra casa Duberney Galvis, quien investiga los temas del agro y el medio ambiente en la región, ha peticionado a la SIC al respecto. Alega entre sus argumentos el evidente uso de la marca en las vallas de propaganda del candidato y en otros elementos publicitarios, advirtiendo que este podría ser indebido y comparando la situación con las dificultades que enfrentan los emprendedores cafeteros a la hora de registrar sus marcas y que se han enfrentado a la severidad de la Federación cuando de proteger esta marca se trata, hecho que no está teniendo lugar en este caso cuando la usa un senador de la república en su campaña política.

Este diario supo que en el mismo orden otros ciudadanos peticionaron a la Federación de Cafeteros para que explique por qué está permitiendo que esta campaña política use las marcas registradas, y qué medidas ha tomado al respecto para evitarlo. Pero además se supo que hay denuncias graves acerca de que el mismo senador Corrales está usando los canales de la institucionalidad cafetera para hacer campaña política lo cual estamos verificando.

El tema sale ahora a la luz pública, al tiempo que avanza en las instancias de las autoridades de vigilancia, electorales y en las gremiales del sector cafetero.

Noticia en desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.